Hace siglos que se conocen las propiedades curativas del agua. De hecho, el término Spa se refiere al acrónimo en latín “Salus Per Aquam”, es decir, salud a través del agua. Y es que son de sobra conocidas las termas o balneum de los romanos, que tenían su origen en los antiguos edificios de baños griegos adosados a los gimnasios que servían de aseo y relajación a los atletas. Estos edificios fueron adquiriendo mayor importancia en la Roma imperial hasta el punto de constituir estancias de carácter exclusivo para el baño, las relaciones, los negocios y la política.

Las termas ofrecían diferentes tipos de salas según la temperatura del agua: frigidarium (fría), tepidarium (tibia) y caldarium (caliente). Roma, a imitación de los griegos, además amplió las funciones de las termas: aguas curativas, rituales de masaje con esencias y aceites especiales y, principalmente el concepto de éstas como lugar para mantener una buena salud y de ocio. Como curiosidad, los restos termales romanos más antiguos de los que hay noticia son las termas de Pompeya datadas en el siglo II aC.

Seguro que los romanos nunca se hubieran imaginado que siglos después, nos volveríamos absolutos fans de este tipo de locales y que estas experiencias tan relajantes se convertirían en un original regalo para todos los gustos. Y es que hoy en día, hemos heredado el término spa para referirnos a los establecimientos de ocio y salud donde se realizan terapias con agua. Estos locales suelen constar de piscinas, jacuzzis, hidromasajes, saunas… y algunos de ellos ofrecen servicios adicionales como masajes. Utilizamos los spas para evadirnos de la rutina diaria, relajar nuestros músculos y pasar grandes momentos lejos de las obligaciones. Además, un spa es el lugar ideal para proporcionar nuevas ideas y sorprender a los amigos y a la familia con un rato de evasión, tranquilidad y salud.

Sumérgete en el Hotel Can Galvany Golf & Spa 4*

Si aún estás buscando un regalo original para estas fiestas, no hay nada mejor que huir de los tópicos y obsequiar a esa persona especial con regalo diferente que pueda recordar siempre. Por ejemplo, seguro que le gustará disfrutar de un circuito termal en pareja que incluya masaje, como el que propone Hotel Can Galvany Golf & Spa en LetsBonus, un hotel de cuatro estrellas situado en Vallromanes, a tan sólo 25 minutos de Barcelona, que cuenta con un completo centro de Spa & Wellness.

13871900107303-0  13871900183262-0

Déjate llevar por las agradables sensaciones en su circuito termal que incluye piscina de hidromasaje, sauna, banco caliente, duchas biotérmicas y más… Descúbrelo y relájate con un  masaje, a base de aceites aromáticos, estimulará todos tus sentidos. Y para hacer de este momento de evasión una experiencia inolvidable, no hay nada mejor que completar la sesión con un delicioso menú para dos en su restaurante Sauló, que ofrece platos tradicionales con un toque de cocina de autor.

Un plan perfecto que podrás disfrutar en pareja, con amigos o familia… ¡tú eliges!

 

Compartelo en:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+