La oscuridad absoluta es de un negro intensísimo y parece tan densa que sientes que te absorbe. Aunque nos parezca raro, lo cierto es que son poquísimas las ocasiones en las que nos rodeamos de oscuridad pura, pues aunque cerremos los ojos, lo que veremos siempre estará teñido por algo de luz. Es por esto que nos es tan difícil imaginar cómo vive una persona invidente, y por tanto, también nos cuesta empatizar con ellos a la hora de realizar sus tareas cotidianas. Algo tan habitual y tan sumamente placentero como degustar un menú en un restaurante se convierte en una experiencia totalmente diferente si disponemos de nuestra vista o si, por lo contrario, nos sometemos a un espacio totalmente a oscuras.

Entra en juego Dans le Noir

Dans le Noir es una empresa que dispone de varios restaurantes repartidos por todo el mundo, concretamente en Barcelona, Londres, París y San Petersburgo, así como de un Spa en la capital francesa. El denominador común de todos estos lugares es siempre el mismo: la actividad tiene lugar a oscuras. ¿El objetivo? Permitir a los clientes vivir una experiencia sensorial distinta, donde los sentidos que guíen la percepción sean el gusto, el tacto y el olfato, y al mismo tiempo, acercarles a la realidad de una vida sin vista. ¿El origen? Lo encontramos 10 años atrás, cuando el francés Didier Roche, invidente desde que sufrió un accidente doméstico de niño, decidió realizar maridajes gastronómicos entre personas con y sin capacidad para ver. Estas cenas “a oscuras” permitían a unos sentir por un día lo que los otros experimentaban constantemente, algo que resultaba enriquecedor para ambas partes. Esta iniciativa llevó a la apertura del primer restaurante sin luz Dans Le Noir, ubicado en París, que en seguida llamó la atención de crítica y opinión pública. La andaría posterior de la empresa ha sido de lo más prolífera y actualmente se encuentran trabajando en otros proyectos similares como la inauguración de un “Café Silencio”, donde los camareros serán personas sordas, y donde estará prohibido hablar.

Pero, ¿cómo es una cena en Dans le Noir?

Lo primero que te encuentras al entrar en el restaurante es una recepción muy elegante, con una ambientación intimista, moderna, con estilo. En seguida eres atendido por el amable personal del establecimiento, que tras ofrecerte algo para beber, te explica el funcionamiento del restaurante y cómo se va a desarrollar la experiencia. Es sencillo: las mesas, dentro del comedor sin nada de luz, son largas y en ellas se sientan varios comensales. Si la reserva es de un grupo, se sentarán todos juntos; si van dos o tres persones, éstas se colocarán junto a otras parejas para formar un divertido grupo de unas 12 personas, que compartirán la cena y podrán intercambiar sus sensaciones sobre lo que van probando. Cada grupo será atendido en todo momento por un camarero invidente, con una memoria prodigiosa y un gran sentido del humor. Él guiará al grupo por la oscuridad hasta la mesa, y les ayudará a sentarse en sus sillas. Completamente a oscuras, les irá sirviendo los diferentes platos de la degustación, los vinos y los postres. Al terminar la cena, se regresará a la recepción y se enseñará a los comensales, las fotografías de los platos que han comido sin poder ver. Las sorpresas están más que aseguradas: ¿He comido pescado pensado que era carne?; No como nunca champiñones porque los detesto, pero sin embargo durante la cena los he comido sin saber que lo eran y me han encantado, ¿cómo es posible?

La supremacía de la vista

Es incuestionable que no solamente “comemos con la vista”, sino que estamos inmersos en un mundo dominado por “lo visual”. Nos alimentamos de inputs gráficos, y los demás sentidos han quedado relegados a secundarios actores en la película de las percepciones. En determinados escenarios, como en el de la gastronomía, este desequilibrio explica la creciente importancia de las presentaciones cuidadas de los platos, pero también propicia la aparición de prejuicios condicionados por la asociación entre la pinta que tiene un plato y como suponemos que va a saber. Despojarnos de nuestro mayor aliado, la vista, en un escenario de oscuridad, nos obliga a activar y fortalecer el sabor, el tacto y el olfato a la hora de apreciar los distintos ingredientes, algo a lo que no estamos, para nada, acostumbrados. Y es aquí donde hacen acto de presencia toda clase de confusiones, engaños gustativos y sorpresas que nos dejan boquiabiertos. Y si no, recordemos el anuncio de Coca-Cola Zero, grabado en el interior de Dans Le Noir, donde se aprovechaba esta idea para confundir a los clientes que, incapaces de distinguir los sabores de una y otra, pensaban estar consumiendo una Coca-Cola normal, cuando en realidad les habían servido Coca-Cola Zero.

Tres experiencias en una

Dans le Noir no solamente te propone una experiencia gastronómica y sensorial distinta a todo lo que has vivido hasta este momento, sino que además facilita que personas desconocidas compartan sus opiniones, percepciones y sensaciones durante la cena a oscuras, en una increíble experiencia social. Y algo mágico ocurre cuando anulamos nuestra vista y todos los condicionantes derivados de esta. Como en la reciente película “About time”, donde la pareja protagonista se conoce y se enamora sin haberse visto, durante una cena en Dans Le Noir de Londres. Se trata de una vivencia que impacta, que deja huella en quien la vive, y que cuesta describir en palabras, algo que inevitablemente, nos une a los demás.

Además, Dans Le Noir es un ejemplo humano. Su filosofía ha sido, es y será siempre la de integrar a personas invidentes en el mundo profesional, no solo para darles una oportunidad vital, sino para aprovechar todo lo que son capaces de hacer y ofrecer, y que otras personas no invidentes seguramente se verían incapaces de alcanzar.  Dans Le Noir es un homenaje a todas estas personas que, a pesar de no poder ver, demuestran su valentía, su extraordinario talento, su admirable don de gentes y su más que superdotada memoria a la hora de hacer su trabajo. Y esto, solamente, ya merece nuestra admiración. Lo demás deberás vivirlo tú mismo para entenderlo plenamente.

Aprovecha ahora y vive esta experiencia única con LetsBonus al 42% de dto.:
Cena a oscuras en Dans Le Noir. Vivencia humana y sensorial

Compartelo en:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+