Foto 2 MAD(2)

Estoy sentado en una de las mesas premium del Teatro Coliseum de Barcelona. Acabo de pedir una cerveza. El comienzo del espectáculo es inminente. Se van apagando las luces mientras suena una tenue música de suspense. Hay humo hacia ambos costados del escenario. Desde las mesas del fondo se acerca una chica deslizándose como una pantera, frunciendo sus labios pintados de rouge. Se detiene a mi lado, abre sus piernas y se sienta en mi falda. Clava sus ojos en los míos y se toma todo el tiempo del mundo para pasarme su lengua húmeda desde mi barbilla hasta mi nariz. Luego sube al escenario y ¡comienza el show!

Foto 1 MAD(1)

Al mismo tiempo, en el Teatro La Latina de Madrid,  Alex O’Dogherthy está siendo llevado por sopresa a un cabaret en el que sucederá de todo.  A él, que no le quedará otra opción que oficiar de Maestro de Ceremonias después de una larga depresión post-party, a raíz de la cual decidió salir del Agujero y casarse con una abogada. Pero no hay forma de escapar del abismo: su despedida de soltero lo meterá de nuevo en las profundidades del desenfreno y los excesos, con la tentadora e hipnótica Vinila von Bismark como su consejera y adivina.

The Hole en Barcelona es la invitación a una fiesta sensual en casa de la Terremoto de Alcorcón.  “Aquí tengo de todo. Tengo nenes, tengo nenas y tengo cositas que no sé que son”, dice en su presentación. El escenario se llena de rojos y violetas para dar lugar a un desfile andrógino y erótico. ¿Qué sería del cabaret sin esa pulsión freak, sin esas rarezas que nos cautivan?

Foto 1 BCN(1)

En Madrid, el Agujero llega recargado y The Hole 2 viene acompañado por el teatro de revista. Resucita el estilo de los viejos shows de variedades de la posguerra española. Vuelve reinventado y moderno, con una banda de rock en vivo: todo el escenario se convierte en una gran revista en la que conviven el music hall, el burlesque, el circo y el teatro.

En ambas ciudades, el despliegue de músculos, piernas, maquillajes y acrobacias es constante, casi cinematográfico. Juegos corales, mujeres de pelo turquesa que tienen sexo en las alturas y que parecen recién salidas de un manga japonés, forzudos muchachotes que tensan brazos y piernas en pases de teatro aéreo, strippers de infarto, saltimbanquis y criaturas que son mitad hombre mitad animal. Y cuerdas y trapecios todo el tiempo, que van subiendo y bajando todos los personajes de estos desfiles exóticos.

Foto 2 BCN

Hay que entrar en el Agujero para salir del Agujero. Ese es el lema. Un poco a modo de lección de vida, otro poco como una manera de romper la cuarta pared y hacer que el público lo ponga en práctica: entrar y salir de The Hole 1 y 2 durante todo lo que dure el espectáculo. Ser parte de la obra, en definitiva.

Sentirse a gusto como invitado de honor en la mansión de la Terremoto,  en ese enorme caserón presidido por una enorme y profunca boca pop en la que baila un travesti con un vestido rojo fresa y la cara pintada de blanco a modo geisha en decadencia. Participar de la fiesta cabaretera de Alex, ser testigo de su última incursión en los excesos del Agujero, deslumbrarse con su séquito de bailarinas, acompañar al extraño Hombre del Smoking Azul por sitios oscuros y maravillosos.

Los teatros se transforman en clubes nocturnos, en enormes agujeros a los que no se puede dejar de entrar y de pasarlo bien. Total, luego tocará salir. Y cuando llegue ese momento, seremos otros. La ciudad entera y de noche, a nuestros pies, se irá pintando con los colores más intensos que tengamos en nuestras cabezas.

Consigue tus entradas para ‘The Hole’ y ‘The Hole 2’ en LetsBonus:
‘The Hole’. Entra en el agujero más caliente en el Teatro Coliseum al 40% de dto
‘The Hole 2’ diversión al cuadrado en Teatro La Latina al 30% de dto

 

 

Compartelo en:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+