Ahora que por fin ha llegado el frío, los turrones y poco a poco las calles se llenan de bombillas –de momento apagadas- ya parece que está más cerca la Navidad. Eso quiere decir que pronto será momento de ir de compras, cenas y que también faltan pocas semanas para que en tu grupo de amigos o en tu lugar de trabajo se celebre el ya tradicional amigo invisible navideño.

Más o menos todo el mundo sabe en qué consiste el amigo invisible -o Secret Santa, para los que miramos las series en versión original-, muchos hemos participado en unos cuantos ya. De algunos aún guardamos un agradable recuerdo; otros, en cambio, los hemos olvidado tan rápido como nuestro regalo ha llegado a la basura… Por eso, os traemos las claves para que el amigo invisible que celebréis esta Navidad 2013 sea inolvidable:

Cuantos más, mejor

El elemento sorpresa es uno de los factores más importantes del juego, así que cuanta más gente participe, ¡más difícil será de adivinar quién es tu amigo invisible! Y no te preocupes si por esta diversidad acabas regalando a alguien que no conoces muy bien: esta tradición puede ser el inicio de una buena amistad… o lo que surja.

Si es hecho a mano, mejor para ti y para la otra persona

Estás de suerte si eres una de esas personas creativas y mañosas que podrían convertir en un regalo original hasta una percha. Tanto si horneas cupcakes, tejes una bufanda o haces bisutería, tu regalo es éxito asegurado.

¡Cuidado con los límites!

Sí, los cojines-pedo son graciosos y la caca falsa también -quizás para ti-, ¡pero quizás no para tu amigo invisible! Además, este tipo de ‘regalos broma’ acabarán siendo algo de lo que se va a deshacer en algún momento. Sólo regala algo gracioso si crees que tu ‘objetivo’ entenderá la broma.

Si no sabes, ¡pregunta!

Es el momento de investigar: pregunta a los amigos más cercanos de tu amigo invisible sobre cualquier cosa que te pueda dar pistas: sus aficiones, sus mascotas, sus gustos… Algo tan simple como ‘le encanta el café’ abre mucho tu abanico de posibilidades.

Las pistas pueden mejorar el regalo
Quizás más divertido que recibir el regalo, ¡es provocar a tu amigo invisible con pistas! Escríbele una adivinanza, una poesía, ¡o hazle un dibujo! Aumenta sus ganas de descubrir tu identidad hasta el día de la entrega de regalos.

Ahora que ya conoces las normas básicas de etiqueta para esta tradición navideña, tú decides: ¿jugarás al amigo invisible o al amigo increíble?

Compartelo en:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+